acuerdate-de-olvidarla

Acuérdate de olvidarla

Pocos o nadie, como Calabrò, han orquestado con tanta delicadeza, tanta intensidad y tanta variedad toda la gama de las emociones de amor. Una delicadeza que no se degrada en lo genérico. La mujer, hermosísima y huidiza, siempre a punto de ser aferrada y perdida, es examinada por Calabrò en sus recovecos con la exactitud cruel del cirujano y con la abrasadora dulzura de los trovadores.

18,50 IVA Incl.

Detalles del libro

Páginas

198

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788415916864

Sobre el autor

Calabró, Corrado

Calabró, Corrado

Corrado Calabró (Reggio Calabria, 1935) ingresó muy joven en la magistratura del Consejo de Estado del que fue designado presidente adjunto. Desde 2005 es presidente de la Autoridad para las Garantías en las Comunicaciones (AGCOM). Su primer volúmen de poemas, Prima attesa (Guanda, Parma, 1960) fue escrito entre los die- ciocho y los veinte años. A este le siguieron otros muchos volúmenes, entre los cuales cabe citar los siguientes: Agavi in flore (SEN, Nápoles, 1976); Vuoto d’aria (Guanda, Milán, 1979 y 1980, tres ediciones); Presente anteriore (Vanni Scheiwiller, Milán, 1981); Mittente sconosciuta (Franco Maria Ricci, Milán, 1984); Rosso dAlicudi (Mondadori, Milán, 1992, tres ediciones, que reúne todos los libros publicados hasta entonces); Lo stesso rischio-Le méme risque (Crocetti, Milán, 2000); Le ancore infeconde (Pagine, Roma, 2000). En 2002 Mondadori publicó en la colección «Oscar», bajo el título Una vita per il suo verso (dos ediciones) una exhaustiva muestra de su poesía, con un importante prólogo de Dante Maffia. En 2009 salió, publicado también por Mondadori, La Stella promessa. Sus libros Poesie d’amore (Newton & Compton, Roma, 2004) y T'Amo di due amori y antología temática de sus poemas de amor (con un CD que contiene 19 poemas leídos por el actor Giancarlo Giannini, Vallardi, Milán, 2010), confirman el éxito también de público de Calabró. Existen numerosas traducciones de sus libros: tres al español; dos al francés, inglés, húngaro, sueco y ucraniano; una al rumano, ruso, serbio, portugués, griego, polaco y danés.

Pocos o nadie, como Calabrò, han orquestado con tanta delicadeza, tanta intensidad y tanta variedad toda la gama de las emociones de amor. Una delicadeza que no se degrada en lo genérico. La mujer, hermosísima y huidiza, siempre a punto de ser aferrada y perdida, es examinada por Calabrò en sus recovecos con la exactitud cruel del cirujano y con la abrasadora dulzura de los trovadores.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Acuérdate de olvidarla”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *