El don de la noche

Como en la dolorosa elegía de Jaime Sabines a la muerte de su padre, el vasto poema de Coco no tiene en su proceso mayores complicaciones: se trata de la descripción de la enfermedad, de la agonía, del deceso y de los días posteriores a la ausencia del hermano, con los dolorosos desgastes, las súbitas esperanzas y las largas fatigas de quienes lo rodean. Entre la llegada al hospital de Michele y su fallecimiento pasa un mes y medio.

Escrito entre la ternura fraternal y la tristeza continua, la admiración íntegra y un cruel resentimiento, El don de la noche es un largo poema de una sinceridad descarnada, cuyos versos, en buen número de momentos son golpes certeros al rostro, al pecho, al corazón, al alma.

Marco Antonio Campos

16,00 IVA Incl.

Detalles del libro

Peso 0.181 kg
Páginas

104

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788415244929

Sobre el autor

Coco, Emilio

Coco, Emilio

Emilio Coco, nacido en San Marco in Lamis (Foggia, 1940), es poeta, hispanista, traductor y editor. Entre sus trabajos más recientes destacan: Antologíadellapoesía basca, tres volúmenes de Teatro spagnolo contemporáneo, El fuego y las brasas. Poesía italiana contemporánea. Los poetas vengan a los niños, Poeti spagnoli contemporánea Jardines secretos. La parola antica (Nove poeti indigeni messicani). Dalla parola antica alia parola nuova. 22 poeti messicani d’oggi. Como poeta ha publicado: Profanazioni, Le parole di sempre, La memoria del vuelo. Fingere la vita. Contra desilusiones y tormentas, II tardo amore (traducido al español, al gallego y al portugués, Premio Caput Gauri, 2008), II dono dellanotte (Premio Alessandro Ricci-Cittá di Garessio, Premio Cittá di Adelfia, Premio Metauro, Premio della Giuria «Alda Merini»), El don de la noche y otros poemas, Ascoltami Signore (traducido al español por Guillermo Fernández con el título Escúchame, Señor) y algunas pla- quettes. Dirige las colecciones I Quaderni di Abanico y Universi, y es editor de I Quaderni della Valle. En 2003 el rey de España Juan Carlos I le otorgó la encomienda con placa de la orden civil de Alfonso X el Sabio.

Como en la dolorosa elegía de Jaime Sabines a la muerte de su padre, el vasto poema de Coco no tiene en su proceso mayores complicaciones: se trata de la descripción de la enfermedad, de la agonía, del deceso y de los días posteriores a la ausencia del hermano, con los dolorosos desgastes, las súbitas esperanzas y las largas fatigas de quienes lo rodean. Entre la llegada al hospital de Michele y su fallecimiento pasa un mes y medio.

No, la complejidad del poema no está en el lenguaje ni en el desarrollo del poema, sino en los contenidos. En diversos momentos, con exacta crudeza, Coco detalla los cuidados inútiles al enfermo y con caligrafía de espanto hace un registro de las humillaciones y degradaciones físicas del hermano: pañales orinados, jeringas con sangre pútrida, agujas en las venas, supuración de las llagas, toses y escupitajos continuos… Situaciones de un naturalismo feroz donde de pronto hay destellos de relámpagos de un purísimo lirismo.

Escrito entre la ternura fraternal y la tristeza continua, la admiración íntegra y un cruel resentimiento.El don de la noche es un largo poema de una sinceridad descarnada, cuyos versos, en buen número de momentos son golpes certeros al rostro, al pecho, al corazón, al alma.

Marco Antonio Campos

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El don de la noche”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *