Sombra de luna

En sus comienzos, la poesía de Francisco Álvarez estaba ligada a la tierra y al mar, al paisaje natural de su Galicia. Poesía intuitiva, elemental y sencilla, en donde el hombre, descubriendo su juventud embriagante e inmortal, decidía nominar el mundo. Tanto el paisaje como el ardor juvenil-desprevenido encuentran asidero en su primer poemario, Lexanías, escrito en gallego y publicado en 1980, cuando el poeta tenía 22 años, y que continúa con otros volúmenes tanto en gallego como en castellano. Francisco Álvarez es una figura paradójica. En él se encierran dos vertientes, dos tendencias que llevadas al extremo se vuelven antagónicas. Esta rara avis engendra y transporta en sí mismo lo que Federico García Lorca definió como el ángel y el duende.

15,00 IVA Incl.

Detalles del libro

Peso 0.147 kg
Páginas

78

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788416447411

Sobre el autor

Álvarez «Koki», Francisco

Álvarez «Koki», Francisco

Francisco Álvarez «Koki» (A Guarda, 1957). Escritor gallego y animador cultural residente en Nueva York, donde fundó el colectivo Celso Emilio Ferreiro para difundir la cultura gallega. Sus últimos libros publicados en gallego son: Un neno na emigración y Vasoiras Barreiro (literatura infantil), Ratas en Manhattan (narrativa) y A memoria das palabras, Maruxia, Alen da fronteira y Mais alo de Fisterre (poesía). En castellano ha publicado los libros de poemas: Erótica... dos, Sombra de luna y Para abril y amantes. 

Participó en el libro Seis narradores españoles en Nueva York y coordinó la antología de poetas hispanos Al fin de siglo, 20 poetas. Las últimas antologías en las que ha colaborado son: Miradas de Nueva York y Geometría y angustia de Julio Neira.

En sus comienzos, la poesía de Francisco Álvarez estaba ligada a la tierra y al mar, al paisaje natural de su Galicia en donde las fuerzas telúricas y el ángel cotidiano que una tradición galaico-portuguesa, y en especial la figura dominante de Rosalía de Castro, le brindaba. Poesía intuitiva, elemental y sencilla, en donde el hombre descubriendo su juventud embriagante e inmortal, decidía nominar el mundo, descubrirlo en los recodos más insólitos de una caleta nocturna en donde la Maruxía venía a bautizar el origen del hombre, de la vida de las cosas.

Francisco Álvarez palpa el desorden, el caos de un mundo que necesita ser inventado.

Tanto el paisaje como el ardor juvenil-desprevenido encuentran asidero en su primera poesía. Periplo que comienza con su primer poemario, Lexanías, escrito en gallego y publicado en 1980, cuando el poeta tenía 22 años, y que continúa con otros volúmenes tanto en gallego como en castellano.

Francisco Álvarez, como hombre y por ende como poeta, es una figura paradójica. En él se encierran dos vertientes, dos tendencias que llevadas al extremo se vuelven antagónicas. Esta rara avis engendra y transporta en sí mismo lo que Federico García Lorca definió como el ángel y el duende.

Miguel Falquez-Certain

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Sombra de luna”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *