Cuentos-en-la-plazuela

Cuentos en la plazuela

18,00 IVA Incl.

SKU: 9788495140258 Categoría: Etiquetas: , , ,

Detalles del libro

Páginas

148

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788495140258

Sobre el autor

Núñez Molina, Sagrario

Núñez Molina, Sagrario

Sagrario Núñez Molina (Blanca, Murcia, 1940). En mayo de 2008 participa, junto a escritores de gran prestigio, en Cuentos para Murcia (Ed. Cylea) y a partir de ahí publica, ya con Sial Pigmalión, las siguientes obras: Cuentos en la plazuela (2008), Si no hay amor hay olvido (2009), El valle de Ricote. Visiones e impresiones literarias (2010), La casa del Bacanal (2011), Ellas, sus novios, los casados y los otros (2012) y Poemas del metro (2014).

Ha recibido varios premios literarios: el primero en 1980 por su cuento Fuego de Nopal, otro en 2008 por Mi abuela no fue a la escuela, y en 2013 el Premio Escriduende de la Feria del Libro de Madrid al mejor libro de cuentos. Ha sido invitada a encuentros y certámenes internacionales y colaborado en varias antologías.

De pequeña solía acompañar a mi abuela dando un paseo hasta una finca que ocupaba una gran extensión a las afueras del pueblo.

En la puerta de entrada a la finca había llamadores, manos de bronce que golpeaban sobre una bola. En el pórtico, un enorme escudo blasonado tallado en piedra daba razón de la distinción y honorabilidad de los dueños que la habitaban. Dentro de la fiinca, en el caserón con grandes miradores bordeados de balaustradas de mármol y grandes cristaleras, guardaban obras de arte, recuerdos… y a Doña Isabel, la anciana dama, a quien mi abuela solía visitar.

En los jardines paseaban presumidos y embotados pavos reales, prisioneros de su hermosura. Había loros de vistosos plumajes amarrados al árbol de Hércules. Románticos cenadores. En los parterres crecían, cuidadas con esmero, variedades de plantas y Aores y un magnolio, donde anidaban multitud de gorriones. ¡Oh, los gorriones indisciplinados, libertinos!

Yo soñaba con tener una libreta para contar, en sus paginas blancas, lo que veía y sentía a mi alrededor.

Los niños de la generación del pizarrín crecimos deseando tener hoj as de papel en blanco, supimos guardar en nuestro interior las imágenes, olores y sabores de nuestro entorno. Vivimos en la plazuela el placer de escuchar historias y leyendas, lo que en cierto modo nos incitó a la lectura, a la búsqueda de la aventura.

Sagrario Núñez

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cuentos en la plazuela”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *