las-mujeres-hablan-mucho-y-mal

Las mujeres hablan mucho y mal

18,00 IVA Incl.

SKU: 9788417397487 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Páginas

184

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788417397487

Sobre el autor

Obono, Trifonia Melibea

Obono, Trifonia Melibea

Trifonia Melibea Obono nació en Evinayong, Guinea Ecuatorial, en 1982. Es licenciada en Ciencias Políticas y Periodismo, máster en Cooperación Internacional y Desarrollo y doctoranda en estudios interdisciplinares de género y políticas de Igualdad en la Universidad de Salamanca, España. 

Vive a caballo entre Malabo y España. Da clases en la Facultad de Letras y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial y forma parte del equipo del Centro de Estudios Afro-Hispánicos de la UNED. 

La igualdad de género es la columna vertebral de su obra y se refleja en las tres novelas que ha publicado —Herencia de bindendee, La bastarda y La albina del dinero— y en cada uno de los relatos que componen Las mujeres hablan mucho y mal. 

«Mi madre siempre lloraba por las noches. Lloraba siempre. Lloraba a escondidas de todo el mundo. Lloraba con los patos, las gallinas y viviendas a punto de derrumbarse. Nunca lloraba con los gallos y las cabras.

Las niñas ayudábamos a mi madre a llorar hasta morir. Los niños también. Luego crecieron los niños y cuando volvía a llorar, se reían de ella sentados en la Casa de la Palabra. 

Mi madre lloraba cuando las normas de la tribu podían ser violentadas. Lloraba al anochecer. Lloraba en las madrugadas. Lloraba en la finca. Lloraba en la cocina en ausencia de padre. En las calles se callaba. Lloraba en el bosque fang.

Lloraba triste».  

* * *

Obono se rebela, grita en estos relatos. Declara la guerra a una sociedad patriarcal, la sociedad fang. En esta cultura, la Casa de la Palabra, el Abáa, es un espacio reservado para los hombres y no permitido a las mujeres hasta que dejan de menstruar.

Isabela de Aranzadi

¿Debíamos criticar nuestra tierra fuera de ella y delante de gente que no es de ahí? Tras reflexionar creo que es lícito hacerlo y hasta necesario. Hay mensajes que deben oírse, aunque nos suenen fatal, si eso sirve para iniciar cambios desde dentro con los y las de dentro, por supuesto.

Lucía Mbomío

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Las mujeres hablan mucho y mal”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *