El punto ciego de Cassandra

En El punto ciego de Cassandra, novela sobre el despertar sexual y emocional de una estudiante en la sociedad actual, los jóvenes comparten prácticamente todo, hasta sus experiencias más íntimas, con el propósito de estrechar vínculos profundos que les hagan garantizar su cohesión como grupo o su inclusión en esta nueva comunidad. La palabra y la imagen se convierten en los instrumentos que Osírima Mota Ripeu utiliza para mostrar las marcas identitarias en el mundo de sus colegas, donde no hay nada que esconder, y donde no existe el rubor ni los tabúes culturales, donde los adultos estamos invitados a aguantar hasta el final de esta proyección sociofílmica.

25,00 IVA Incl.

SKU: 9788415746980 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Peso 0.754 kg
Páginas

512

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788415746980

Sobre el autor

O’sírima Mota Ripeu, María Del Carmen

O’sírima Mota Ripeu, María Del Carmen

María Del Carmen O’sírima Mota Ripeu nació en Madrid el 26 de junio de 1989. Ya desde pequeña su madre por cumpleaños le regalaba libros y le hacía leerselos, ella lo odiaba pero gracias a ello hoy en día, a pesar de haberse ido por la rama sanitaria nunca dejó los libros.

Alos 16 años al vivir los sucesos que acontecían en su barrio y tras darle varias vueltas, decidió escribir sobre ello sin tomárselo muy en serio. Poco tiempo después leyó su primer libro erótico Flores en el ático y la Saga Vanirviendo que podía ser capaz de ello y desarrollar un estilo propio. Aprovechó cada momento para escribir, en plena clase mientras estudiaba la carrera de Terapia Ocupacional, en el tren, metro, autobús... lo más curioso de todo era que en casa no lograba concentrarse.

A los 23 años recibió aun más influencias. Aprendió bastante llegando a la conclusión de que su objetivo era no solo entretener, si no enseñar, enganchar a toda esa gente de su barrio que no tenía interés por la lectura.

Cassandra, una inocente joven gaditana de 17 años, se cambia de instituto, en el que conoce a Iván, quien se convierte en su primer amor y con quien experimenta sus primeras experiencias sexuales. A partir de ahí se siente a la altura de las conversaciones de sus amigas las gemelas Andrea y Teresa, Ariadna, Belén, Maca y Miriam, a quienes a la mayoría les cambia la vida en la fiesta de Nochevieja que organiza Cano, el mejor amigo de Iván.

Todas conocen a Iván y temen que haga daño a su amiga, la advierten de ello, incluso su hermano pequeño Alex, sin embargo, hace caso omiso hasta que recibe ese golpe que todos esperaban. Javi, un compañero de clase que la ayuda con la asignatura de química, se acaba convirtiendo en una de las personas más importantes en la vida de Cassandra, pero el miedo y los celos la ciegan refugiándose en el sexo con desconocidos y de nuevo con Iván hasta darse cuenta de con quién quiere estar y de quién está realmente enamorada.

* * *

El contexto demográfico de El punto ciego de Cassandra es un escenario donde se refleja la España diversa y multiétnica de hoy, sin adjetivos excluyentes, con una interrelación intrageneracional sincera, aunque no exenta de conflictos, y propia de las personas que comparten un fondo cultural común (la que todos los personajes han recibido durante su período iniciático o formativo), un modelo de conducta enriquecido con aquellas improntas recibidas de cada uno de los espacios particulares. Me refiero a los espacios chileno, caboverdiano, portugués, dominicano, guineoecuatoriano, español, brasileño, etc. Son espacios en los que se va definiendo la nueva España multicultural y tolerante, en la que las personas se definirán por su voluntad de «ser» y «pertenecer», sin miedo a la exclusión absurda promovida muchas veces desde el desconocimiento del otro.

Estamos ante una sociedad de los nuevos jóvenes españoles en la que destaca la influencia de la imagen, con descripciones directas y sinceras, sin la censura mental e indirecta de la sociedad de los adultos. En este punto ciego de Cassandra, los jóvenes comparten prácticamente todo, hasta sus experiencias más íntimas, con el propósito de estrechar vínculos profundos que les hagan garantizar su cohesión como grupo o su inclusión en esta nueva comunidad. La palabra y la imagen se convierten en los instrumentos que Osírima Mota Ripeu utiliza para mostrar las marcas identitarias en el mundo de sus colegas, donde no hay nada que esconder, y donde no existe el rubor ni los tabúes culturales, donde los adultos estamos invitados a aguantar hasta el final de esta proyección sociofílmica.

Justo Bolekia Boleká

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El punto ciego de Cassandra”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *