Sueños y dolor

Nunca olvidaré los hombres y las mujeres, la intensa vegetación, flores vibrantes, pangolines, mariposas y pájaros de este país radiante, que Djongele Bokokó Boko evoca con talento, pero también con dolor: «Oh madre ecuato-guineana, Tierra madre violada, Penada madre, Resignada madre, Sentida madre, Trabajadora madre, Amorosa madre, Herida madre», en este «paraíso de ineptos e incultos clanes familiares». Con los poemas de Djongele Bokokó Boko, se nos da a conocer toda la belleza y todo el sufrimiento de Guinea Equatorial. Por desgracia, la observación de los acontecimientos en el país y el mundo apenas llevan al optimismo.

Max Liniger-Goumaz

17,00 IVA Incl.

SKU: 9788417043476 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Peso 0.243 kg
Páginas

148

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788417043476

Sobre el autor

Bokokó Boko, Djongele

Bokokó Boko, Djongele

Djongele Bokokó Boko, Bubi de Baney (Bioko). Ha nacido en 1949. Estudios Primarios y Secundarios en Baney y en el Colegio San Antonio María Claret de San Carlos (Luba). En 1966, viene a España como Becario de la Diputación de Fernando Poo (Bioko) en la Escuela de Formación Profesional del Ejército, Carabanchel Alto (Madrid), y obtiene el título de Oficial de Mecánica del Automóvil; Curso de Preparatoria en la Escuela de Ingenieros de Sevilla. Inició el Primer Curso de Ingeniero Químico en la Residencia Universitaria de La Rábida (Huelva), interrumpido por la dictadura de Macias Nguema, Curso de Gestión Tributaria. Aparte de trabajos alimenticios, inició su camino como autodidacta de estudio de la Historia de los Bubis y de Guinea Ecuatorial. Era colaborador del diario Las Provincias, de Valencia, entre 1990 y 1999, con artículos de la historia del pue­blo Bubi y de la situación política-social de Guinea Ecuatorial, así como de Africa en general.

Cuenta con publicar un ensayo sobre el tema de Los bubis. El grito de un pueblo.

Con los poemas de Djongele Bokokó Boko, se nos da a cono­cer toda la belleza y todo el sufri­miento de Guinea Equatorial. Por desgracia, la observación de los acontecimientos en el país y el mundo apenas llevan al optimismo.

Nunca olvidaré los hombres y las mujeres, la intensa vegetación, flores vibrantes, pangolines, mariposas y pájaros de este país radiante, que Djongele Bokokó Boko evoca con talento, pero también con dolor: «Oh madre ecuato-guineana, Tierra madre violada, Penada madre, Resignada madre, Sentida madre, Trabajadora madre, Amorosa madre, Herida madre», en este «paraíso de ineptos e incultos clanes familiares».

Me viene a la mente, después de haber caído en el universo de Djongele Bokokó Boko, las recientes palabras de un director de teatro de Ginebra: «La poesía es un asunto de todos. Sin ella, cómo conquistar nuestra liber­tad de pensar, vivir y amar». Y sigo, afortunadamente, con el recuerdo de un hermoso país, un pueblo de gran bondad, así como de amistades irrompibles. Pero, por desgracia, también tengo en mente, estos colegas y amigos que pueblan hoy en día muchos cementerios.

Max Liniger-Goumaz

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Sueños y dolor”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *