Cuaderno de bitácora

16,00 IVA Incl.

SKU: 9788496464711 Categoría: Etiquetas: , ,

Detalles del libro

Peso 0.205 kg
Páginas

128

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788496464711

Sobre el autor

Lucía Megías, José Manuel

Lucía Megías, José Manuel

José Manuel Lucía Megías nació en Ibiza, aunque su vida ha estado ligada a Madrid, Segovia, Badajoz y Barcelona. En el año 2000 publicó su primer poemario: Libro de horas, al que le han seguido Prometeo condenado (2004), Acróstico (2005), Canciones y otros vasos de whisky (2006), Cuaderno de bitácora (2007), Trento (o el triunfo de la espera) (2009), Tríptico (2009), Y se llamaban Mahmud y Ayaz (2012), 3ª ed. (2013), Los últimos días de Trotski (2015), Versos que un día escribí desnudo (2018), Aquí y ahora (2020), Elogio del instante (2021), Flores en el asfalto (2021), El fin es solo un accidente (Premio Juan Alcaide de Poesía, 2022) y Kabul. Crónica de un silencio (2023). En el año 2017 ha reunido toda su poesía en El único silencio (1998-2017), y al siguiente se publica una antología de su obra, realizada por Pablo Moro: Yo sé quién soy. Inventario de una noche (Madrid, 2018). Ha editado la poesía del poeta colombiano Jaime Jaramillo (2000) y la Poesía completa de José Luis Sampedro (2020). Ha traducido a Cesare Pavese y a Mihail Eminescu, además de a varios poetas medievales. Sus poemas se han publicado en antologías y revistas de Europa, América y Asia. Es director del grupo de investigación UCM Poéticas de la modernidad y en la actualidad es Presidente de la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid.

En este Cuaderno de bitácora viajamos desde lo más tradicional a lo más exótico. Así son los viajes. La gracia y el acierto están en saber trasmitir cada vivencia con el pulso adecuado. Un libro de viajes a la usanza tradicional no deja de un recorrido por una realidad seleccionada desde los ojos narrador; un libro de viajes poético es una inmersión en la realidad que esconde y expresa todas las variables vitales del autor. Pero por eso mismo, las plazas de Roma, o las calles de Beirut dejan de ser meras plazas o calles para ser recintos del amor soñado o del dolor sufrido.

En este poemario, el autor ha sabido fundir con pleno acierto el paso de lo ajeno a lo propio, o al revés, para que los lectores podamos descubrir no sólo el brillo de los dragones sino el significado transgresor y eterno de un autobús.

Tras el éxito de su Libro de horas (2000) y los esplendidos versos de otros libros como Acróstico (2005), este Cuaderno de bitácora es un hito más hacia la madurez del poeta. Las metáforas se asientan en la naturalidad de lo sencillo –ya sabemos que no hay nada más profundo que la sencillez- para acercarse a la perspectiva de lo heterogéneo: Torreiglesias Roma. Pekín. Un buen perfume.

J. Francisco Peña

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cuaderno de bitácora”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *