El gran juego

Recuerde que tiene en sus manos una novela de ficción, de intriga y acción. Tómese un momento. A continuación, mire sus manos. Sí, sí, las que sujetan el libro. ¿Cómo están? ¿Limpias? No puede ser de otra manera. Reflexione ahora sobre la frase de Cicerón. ¿Qué tal? ¿Sabe usted diferenciar el bien del mal? ¿Son sólidos sus principios? Si lo son, deje entonces, que en boca de Durán, le repita las palabras que Hoederer le dirige a Hugo en la obra Les Mains sales de Sartre:

Yo tengo las manos sucias. Hasta los codos. Las he manchado de mierda y sangre. ¿Y qué? ¿Piensas que se puede gobernar limpiamente? (…) Tú no quieres a los hombres; tú sólo amas los principios.

18,00 IVA Incl.

SKU: 9788415244035 Categoría: Etiquetas: , ,

Detalles del libro

Peso 0.264 kg
Páginas

160

Encuadernación

Rústica

Idioma

Castellano

ISBN

9788415244035

Sobre el autor

Romero "Romel", José

Romero "Romel", José

José Romero "Romel" nació el 21 de mayo de 1961, en el seno de una familia humilde que emigró de Andalucía a fínales de los cincuenta. Su padre, pintor de oficio, inculcó en él su otra gran pasión: la pintura, el gusto por la luz y el color.

A los diecisiete años, cansado de estudiar y trabajar, se enroló en la Infantería de Marina, donde permaneció hasta 1982. En ese año, opositó para la Policía Municipal de Madrid, donde presta sus servicios desde entonces. Ha sido condecorado en cinco ocasiones por su indudable valor, y tiene cinco hijos fruto de sus cinco matrimonios.

En la actualidad escribe dos columnas en Estrella Digital: Crónicas tristes y Corazón púrpura con una media de cinco mil lectores semanales. Recientemente a estrenado columna en el diario digital Merca2 del grupo Blomberg. También ha colaborado en el programa «El canto del grillo» de RNE y en el programa La primera estrella de Radio Libertad.

Twitter: @JosRomeroLpez1

José Romero en su ágil narrativa explora los sentimientos de sus personajes con gran precisión en el análisis de las emociones de Durán y de sus sucesivas «partenaires» sexuales.

Asimismo indaga con sagacidad en los enigmas en que se mueven los servicios secretos.

Pese a la aparente frialdad del protagonista, en el fondo el personaje demuestra una gran autenticidad vivencial y a veces deja entrever por dónde discurren los cálidos caminos del corazón.

Durán es impetuoso y no consiguen frenarle ni las personas para las que trabaja. Sus averiguaciones, sus prontos persecutorios, olvidan el vetusto consejo del oráculo de Apolo: «No entres aquí, no indagues».

Durán es un arquetipo del hombre obsesivo e inevitablemente nostálgico. «Romel» se recrea morosamente en dibujar a su protagonista y consigue un relato fascinante y entretenido, capaz de sorprender a sus lectores.

José Menéndez Hernández

Recuerde que tiene en sus manos una novela de ficción, de intriga y acción. Tómese un momento. A continuación, mire sus manos. Sí, sí, las que sujetan el libro. ¿Cómo están? ¿Limpias? No puede ser de otra manera. Reflexione ahora sobre la frase de Cicerón. ¿Qué tal? ¿Sabe usted diferenciar el bien del mal? ¿Son sólidos sus principios? Si lo son, deje entonces, que en boca de Durán, le repita las palabras que Hoederer le dirige a Hugo en la obra Les Mains sales de Sartre:

Yo tengo las manos sucias. Hasta los codos. Las he manchado de mierda y sangre. ¿Y qué? ¿Piensas que se puede gobernar limpiamente? (…) Tú no quieres a los hombres; tú sólo amas los principios.

Román Echániz

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El gran juego”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *